18 de julio de 2024

Atención. Exjefe ParamilitarSalvatore Mancuso fue dejado en Libertad 

El exjefe paramilitar Salvatore Mancuso, tras 18 años de cárcel, 3 en Colombia y 15 en Estados Unidos, salió en libertad de la cárcel La Picota en Bogotá este miércoles. La noticia ha generado una intensa reacción pública y debate sobre su papel en la historia reciente de Colombia y su futuro como gestor de paz.

A las 2:50 de la tarde, en medio de un fuerte esquema de seguridad proporcionado por la Unidad Nacional de Protección (UNP), Mancuso dejó La Picota. La decisión de liberar a Mancuso se tomó después de que el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) concluyera que no tenía pendientes judiciales que impidieran su salida. El director encargado del Inpec, teniente coronel Rolando Ramírez, confirmó que, tras revisar los procesos pendientes y coordinar con diversas autoridades judiciales, se determinó que no había razón legal para mantener a Mancuso en prisión.

Habla su abogada Beatriz Quintero en exclusiva para Focus Noticias

Salvatore Mancuso estuvo privado de la libertad por una condena por narcotráfico. Como comandante de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), lideró el Bloque Catatumbo, siendo responsable de numerosos crímenes durante el conflicto armado. Mancuso fue extraditado a Estados Unidos en 2008 y regresó a Colombia el 27 de febrero de 2024, designado como gestor de paz por el presidente Gustavo Petro.

Desde su retorno, estuvo recluido en La Picota mientras solicitaba libertad condicional tanto a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) como al sistema de Justicia y Paz. Aunque la JEP rechazó su solicitud en dos ocasiones, una juez de Justicia y Paz finalmente le otorgó el beneficio. Salvatore Mancuso quien se encuentra recluido en  cárcel La Picota de Bogotá, luego de su llegada de Estados Unidos donde estuvo detenido por delitos de narcotráfico, el Inpec ha culminado el proceso de substanciación de la hoja de vida del exjefe paramilitar.

La UNP, responsable de su seguridad, subrayó que cumple con los convenios establecidos con la JEP para proteger tanto a magistrados como a personas consideradas víctimas.

Por su parte, Mancuso ha expresado su disposición para actuar como facilitador en procesos de paz, especialmente en negociaciones con el Clan del Golfo y las Autodefensas Conquistadoras de la Sierra Nevada. Su papel como gestor de paz, un título otorgado por el gobierno, será crucial en los próximos meses.

La defensa de Mancuso ha señalado que el Inpec habría tenido un supuesto plan para asesinarlo,  su libertad había sido discutida desde su regreso a Colombia en febrero, pero no se había concretado debido a las tres condenas pendientes en la justicia ordinaria por crímenes cometidos como líder del Bloque Catatumbo.

El  presidente Gustavo Petro, mediante la Resolución 244 del 13 de agosto de 2023, designó a Mancuso como gestor de paz, solicitando al Gobierno Nacional que pidiera la suspensión de las medidas judiciales vigentes en su contra. Esta iniciativa buscaba facilitar la liberación de Mancuso para que pudiera desempeñar su rol como gestor de paz, una figura creada para promover el proceso de reconciliación en Colombia.

Salvatore Mancuso, conocido por su pasado cruel en las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), enfrenta más de 65 mil hechos criminales pendientes, que incluyen una extensa lista de delitos de lesa humanidad extensa lista de delitos que le endilgan a alias El Mono Mancuso como homicidios en persona protegida, desplazamiento forzado, desapariciones forzosas, violencia basada en género, homicidios colectivos o masacres, entre otros. 

Mancuso fue deportado desde Estados Unidos luego de pagar una condena por narcotráfico de más de 15 años y a su llegada fue recluido en la cárcel La Picota, desde donde atiende las audiencias.

Mancuso ha reconocido su participación en por lo menos 200 asesinatos​ y se le atribuye la autoría como comandante de la masacre de Mapiripan en la que murieron veinte campesinos en estado de indefensión y la masacre de El Aro donde fueron asesinados otros 15 y por la cual se le dictó una condena de 40 años de cárcel; igualmente es señalado por la masacre de a Gabarra en 1999 donde fueron asesinadas 35 personas y la Masacre de El Salado en febrero de 2000, donde fueron asesinadas más de 100 personas​ y es considerada una de las acciones más sanguinarias de las AUC

El nombramiento de Mancuso como gestor de paz por parte del presidente Gustavo Petro ha sido parte de los esfuerzos para iniciar diálogos con grupos como el Clan del Golfo.